Logo

Joseph Hubertus Pilates.
Joseph Humbertus Pilates nación en Alemania y fue un niño enfermizo que padeció asma, fiebre reumática y raquitismo. Decidido a superar sus debilidades y mejorar su estado físico, se convirtió en un experto gimnasta, esquiador, boxeador, culturista, nadador de competición y entrenador de defensa personal.
Internado en un campo de prisioneros durante la Primera Guerra Mundial, Pilates ayudó a los vigilantes y prisioneros a mantener la salud. Usando su litera, los muelles de colchón y su silla, improvisó la creación del aparato que luego sería el Reformer, el Trapecio y la Silla Wunda, que se encuentra todavía en los estudios Pilates. Durante este periodo, se extendió una devastadora epidémia mundial de gripe, cobrándose 50 millones de vidas. Milagrosamente no hubo bajas por gripe en el campamento de Pilates, un hecho atribuido directamente a la buena forma de los hombres.
El ejército británico entonces empleo a Pilates para ayudar en el entrenamiento de sus tropas. Después de la guerra, emigró a lo Estados Unidos, donde él y su esposa Clara, establecieron el primer estudio Pilates en Nueva York, en 1926.
El famoso corógrafo ruso George Ballanchine del Ballet de la ciudad de Nueva York, empezó pronto a enviar a sus bailarines a las clases de Pilates. Las piezas de baile conocidas como los “siete pecados capitales”, coreografía de Ballanchine, incorpora la sesión de colchoneta de Pilates. La americana Martha Graham, decana de la danza moderna del siglo xx, también estudio con Pilates, inspirándose en sus movimientos para desarrollar la técnica Graham.
Pilates murió a la edad de 87 años en 1967, pero dejó un poderoso legado que continuará beneficiando a muchas personas durante años.

centrosanitario
EscuelaUCM
ofertas
electrofitnes